La PRIMERA MÁQUINA DE TATUAR eléctrica

Los tatuajes han existido en distintas representaciones como modificación corporal, desde las tribus y cromañones, que pintaban sus cuerpos y marcaban con cicatrices, llegando a los pigmentos más primitivos introducidos por agujas de hueso o vegetales, hasta como conocemos hoy en día los tatuajes con máquina inalámbrica y tintas perfeccionadísimas (como la Kalamar ejem ejem la mejor ejem).

máquina de tatuar thomas

Pero el principio de las máquinas como hoy las conocemos, fue por alguien a quien le gustaba un poquito la electricidad, Thomas Alva Edison, quien en 1875 creó el inicio de lo que hoy conocemos, dotando a una pluma para escribir, del motor rotatorio eléctrico que transfería la rotación en un movimiento lineal, como podéis imaginar, no lo inventó con las visión de ser una máquina de tatuar, el inventó una pluma eléctrica que llamó "Autographic Pen", con la que buscaba acelerar el proceso de impresión.

maquina de tatuar antigua

A lo largo de los años, Edison fue mejorando su invento a modelos más ligeros y precisos, siendo bastante exitoso en los Estados Unidos, hasta que al rededor de 1891, el tatuador new yorkino Samuel O´ Reilly, quien vio la oportunidad, y al expirar la patente de Edison, y con unas pequeñas reformas, oficializó la creación de la primera máquina de tatuaje eléctrica el 8 de Diciembre de ese año.

o reilly tattoo machine

Así fue un éxito en el mundo del tatuaje, y fue evolucionando hasta la máquina que conocemos hoy, pasando por la doble bobina, piezas soldadas en bloque, estructuras de madera, metálicas, plásticas... evolucionando de forma progresiva a la vez que todo este gran sector.

¿Conocías esta historia del tatuaje?

Comments (0)

No comments at this moment